fbpx

Mi experiencia con Dermaglow

Es hora de compartir mi experiencia con Dermaglow. Ya no es ningún secreto que cada vez nos cuidamos, cada vez nos preocupa más seguir una dieta equilibra, hacer ejercicio, establecer rutinas saludables y por supuesto el cuidado de nuestra mente y nuestro cuerpo.

No es cuestión ni de sexo, ni de edad, sino de una cultura que ya esta establecida hace muchos años en otros países del mundo.  En países como el nuestro, seguro que hay mujeres que se cuidan y se han cuidado siempre y eso a la larga se nota.  ¿Quién no tiene una amiga, con una piel increíble a la que siempre ha envidiado?  Hasta ahora, era sobre todo un tema genético, ¡vaya suerte que tenía la condenada! Pero tras muchos años de amistad, había mucho más de lo que se veía y de lo que se contaba.  En general, esas no eran de las que se acostaban sin desmaquillarse.  ¿Esto es suena verdad?  Y se daban cremitas y se protegían de sol.  Vaya que está claro que en muchos casos había una conciencia de cuidar su piel.

En mi caso como siempre he tenido una piel “cacosa”, acné y mas acné, mucha grasa, no recuerdo una foto mía de joven sin brillos, me preocupa de tapar lo que se veía, pero no de tratar la piel como se hubiese merecido.  Y así pasaron los años, tratamientos farmacológicos por medio y mira, como decía mi madre:  cuando tengas hijas todo esto se te cura y si señora, así fue.  Se acabo el acné juvenil, bueno lo de juvenil era un decir… y eso si seguimos manteniendo los “granos de preaviso” antes de la llegada mensual del regalito.

Y así pasaron los años, sin pena ni gloria, no me atrevía a probar cremas, ni hacerme mascarilla, ni limpiezas de cutis (porque me sacaban granos), eso si el contorno de ojos me acostumbre y sigo siendo fiel tras casi 30 años, no a una marca, pero si al producto.

Hasta hoy, que por motivos profesionales y personales (los años no pasan en balde) decidí que mi cara necesitaba una ayudita.  Me notaba la piel muy apagada, seca en algunas zonas y muy grasa en otras y con muy poca luminosidad.  ¡Dios empecé a fijarme en las pieles de las jóvenes!  Necesitaba verme mejor, decidido.

Comienza la experiencia con Dermaglow

Y he aquí que llegó el milagro, a través de un contacto profesional conocí a Natalia Muñiz, su marido es paisano mío y casualidad ella estaba en San Sebastián y decidimos conocernos personalmente.  Primera toma de contacto, yo le explico mi proyecto, ella me explica el suyo y durante toda la entrevista no dejaba de pensar:  que cutis, que brillo, yo quiero…… Y seguimos con la reunión y es entonces cuando llegamos al kit del asunto ella era la CEO y distribuidora en exclusiva para Europa y America Latina de la marca coreana DM Cell, Alta cosmética Coreana.  Ciertamente no soy una experta en la materia, pero por mi profesión procuro mantenerme informada y por eso conocía las excelente propiedad de la estética coreana.  Y ella continúo explicándome su profundo conocimiento de la marca, los tratamientos que se podían hacer con sus productos, como se trabajan, los beneficios y todos los protocolos que ella ha aprendido y los resultados que se podían conseguir.   Todo ello acompañado de su seguridad, confianza, experiencia y sobre todo conocimiento y honestidad, pensé: que mejor momento para ponerme en sus manos y si conmigo funcionan, funcionan seguro a todas las demás.

Y así es como llegue a mi primer tratamiento de DERMAGLOW, la autentica revolución del BBGLOW. Un tratamiento de larga tradición en los países asiáticos y que te ayuda a homogeneizar el color de tu piel, te aporta brillo, luminosidad y la verdad parece que tienes una piel de porcelana.  Productos BBGLOW hay muchos, el misterio y los resultados dependen de sus protocolos antes y después de trabajar la piel con este producto porque sino los resultados no pueden ser los mismos.  Esto es lo que debes aprender, a realizar el tratamiento correctamente y te aseguro que los resultados son asombrosos.

Por seguir contando mi experiencia personal y su diagnóstico de cómo podía mejorar el aspecto de mi piel, me convenció para hacerme este tratamiento. Me hice 3 sesiones en pleno verano, vaya rollazo, ni el sol, ni la piscina, ni la playa, yo que como mucho me echaba protección 30 y me gustaba estar como un lagarto al sol.  ¿Os cuento un secreto?  Este año no me he quitado la protección 50 y el gorro en la playa, pedazo habanero que me compre, porque tenía la piel tan maravillosa que me daba igual estar morena o blanca.  He disfrutado de todo, me he protegido la cara y he tenido una piel, que ni en mis mejores sueños, Adiós al maquillaje y Hola a los polvos de color sueltos y luciendo piel.

Esto no es ninguna exageración, es lo que yo he vivido y sigo viviendo porque yo estoy enganchada completamente. El tratamiento no es nada invasivo y resulta super placentero, llego a dormirme.

Por lo tanto, no solo recomiendo hacerse este tratamiento de la marca DM Cell sino animo a las profesionales ha apuntarse a realizar las formaciones de la NMB Beauty Academy y ofrezcan este tratamiento a sus clientas.

Os prometo que muchas personas de mi entorno me comentan lo bien que me ven y se lo cuento encantada, ahora soy de las modernas, de las que piensan que la base en lo importante, pero si les ayudas un poco la piel es muy agradecida.

Dicen que no hay milagros, pero en mi se ha obrado uno, luzco mi piel sin maquillaje, me levanto ya con una cara estupenda y me veo más joven, ¿Qué mas puedo pedir?  Una gran experiencia con Dermaglow. Que siga y siga por muchos años más. ¡Es increíble!

¡Comparte!

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on pinterest
Pinterest
Share on linkedin
LinkedIn

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Cookie-Man.png

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Abrir chat